¡Dios está pensando en ti!

¿Sabías que Dios piensa en ti? Y no solamente eso, Él tiene pensamientos de paz para ti y no de mal.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. (Jeremías 29:11)

Los pensamientos de Dios pueden ser entendidos a través del ministerio de Jesús. “Porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas.” (Lucas 9:56) Dios está pensando en liberación, salvación, sanidad, prosperidad y vida abundante. Esa es Su naturaleza.

Una clave para recibir el conocimiento revelado de Dios es entender Su corazón hacia ti y Sus pensamientos acerca de ti. Dios no es alguien que se mantiene desconsiderado, distante y silencioso hasta oírnos clamar. Él está continuamente teniendo pensamientos de vida y paz hacia ti. Su amor infinito está continuamente dirigido a ti. Los pensamientos de Dios están enfocados en tu salud y bienestar. Él desea darte un final esperado. “Final” significa “futuro.” ¡Dios está pensando en tu futuro!

A menudo un padre o abuelo está enfocado en cómo hacer cosas buenas para sus hijos o nietos. Ellos piensan en planear qué hacer para la próxima fiesta de cumpleaños, día feriado o para las vacaciones. Aunque el niño no tenga idea de que algo se está planeando, hay un ‘final esperado’ que el padre o abuelo considera. Como padre y abuelo, me deleita encontrar maneras de bendecir a mis hijos y nietos. ¡Dios está más emocionado por bendecir a sus hijos que el padre más generoso!

Puede ser que para nosotros sea difícil de comprender que los pensamientos e incluso las palabras de Dios son constantes. Podríamos decir que el siempre está en modo ‘encendido’ o como Pablo declaró, Sus promesas son en el ‘sí’ y en el ‘amén’. (2 Corintios 1:20) En otras palabras, Dios no tiene días libres, no tiene semanas de silencio o momentos en los que Sus palabras y pensamientos están en modo apagado. ¡Su Palabra está viva y activa! (Hebreos 4:12) Él está pensando en ti mientras lees esto. Los versículos que estoy citando están tan vivos como cuando fueron hablados por Dios la primera vez.

Tener nuestras mentes a tono con esta realidad es fundamental para aprender a recibir el conocimiento revelado. El concepto de un Dios distante, desinteresado constituye una barrera para escuchar Su voz.

Los pensamientos de Dios sobre tu futuro no se pueden ver, pero son tan reales como el sol que saldrá mañana. Podríamos decir que la fe es abrazar los pensamientos de Dios acerca de tu futuro ahora mismo.Dios está pensando en tu salud, tu prosperidad, tu éxito, tu paz, tu gozo y tu propósito divino. ¿En qué estas pensando TÚ? Cuando tus pensamientos coinciden con los pensamientos de Dios, te encuentras en posición de oírlo. Mientras tengamos una mente de doble animo acerca de los pensamientos de Dios, no recibiremos nada de Él. (Santiago 1:6-8)

Exactamente como la electricidad de una casa está siempre lista para ser usada, la Palabra de Dios y el Espíritu siempre están en modo encendido. Si no lo estamos oyendo, no es porque Él no está hablando. Así como una radio antigua necesita ser sintonizada a la frecuencia correcta para poder escuchar claramente la estación, nuestras mentes y pensamientos deben estar sintonizados con el Espíritu de Dios. Una clave para esto es pensar lo que Dios piensa.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. (Filipenses 4:8)

Así es como Dios piensa de ti y como tú deberías pensar también. ¡Él está pensando acerca de ti cosas que son verdaderas, honestas, puras, preciosas y dignas de alabanza!  Si llevas tus pensamientos cautivos a la verdad, vendrán pensamientos honestos y preciosos de Dios que abrirán tu corazón para recibir el conocimiento revelado para oírlo.

Las revelaciones de Dios a nuestros corazones representarán con exactitud Sus pensamientos los cuales son expresados por Su Palabra. Cuanto más podamos concordar con Sus pensamientos y palabras, estaremos más sintonizados con el Espíritu de Dios que desea hacer reales esas cosas dentro de nosotros. Nuevamente, podemos llamar a esto ‘oír’ o ‘ver’ o ‘conocimiento revelado’. Como sea que lo llamemos, es cuando nos ponemos en contacto con el Espíritu de Dios y las cosas de Dios son reveladas a nuestros corazones.

Dios está pensando en ti, te ama y desea que recibas de Él.

El consejo de Jehová permanecerá para siempre;
Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. (Salmos 33:11)